My CBS, un saludo a su futuro

«Si indolentemente dejas que los años se escapen sin hacer ningún esfuerzo por pagar lo que debes, entonces no tienes sino el alma despreciable de un esclavo».<

Sira, el hombre más rico de babilonia

EL BLOG

Ver más artículos    

LIBERTARISMO vs. SOCIALISMO

  • Nigel Farage: «Esta UE es el nuevo comunismo. Es poder sin límites»   

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

TESTIMONIOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

  • EEUU: Récord en renuncias a la ciudadanía   
  • Impuesto por respirar, instaurado en Venezuela   
  • Mayor banco portugués, Espírito Santo, en problemas   
  • Impuesto a la lluvia   

PAÍSES y ESTADÍSTICAS

  • Noruega (sin deuda pública)   
  • Paraguay   
  • Perú   
  • Singapur (sin deuda pública)   
  • Estadísticas y data sobre Chile   
  • Estadísticas y data sobre China   
  • Estadísticas y data sobre Perú   
  • Singapur (datos y hechos)   


I Empiece    II El Complejo de Pobreza    III La Frugalidad    IV El Trabajo    V La Esclavitud    VI Saliendo de la Esclavitud    VII El Poder del Ahorro
VIII El Poder de la Perseverancia    IX    X    XI    XII    XIII    XIV


Por mi Cuenta - El Camino a la Libertad Financiera
Parte VI: Saliendo de la Esclavitud de las Deudas


Ya hemos mencionado los tipos más comunes de deuda en que los individuos caen. Podemos añadir a ellas las deudas que pueda tener con alguna entidad financiera por préstamos recibidos, deudas contraídas con comercios, deudas con el gobierno en forma de impuestos atrasados y cotizaciones diversas. También le hemos pedido que haga un listado de todas las deudas que tiene; en esa lista debe incluir TODAS sus deudas incluyendo las que acabamos de mencionar. Ahora, debemos de iniciar el proceso de curación de esta enfermedad mortal llamada DEUDA.

CÓMO SALIR DEL HOYO

Antes que nada debe reconocer que usted no puede vivir con lo que no gana; en otras palabras, debe ganar más de lo que gasta y lo que gasta debe ser —como ya lo hemos visto— signado por la frugalidad.

Sin duda ésta es la parte más fuerte en su plan de recuperación económica: el pagar sus deudas. Es aquí donde se verá si usted tiene el temple de un verdadero hombre… o una verdadera mujer si vamos al caso. Nadie le podrá ayudar, nadie pagará por usted sus deudas, caminará solo venciéndose a sí mismo, pero al otro lado encontrará la inefable libertad del que no le debe nada a nadie sino a Dios.

Deberá tomar inmediatamente la disciplina de cargar con usted un pequeño cuaderno en el que anote día por día, todos y cada uno de sus gastos por pequeños que sean, anotando así mismo el concepto por el cual se realizaron. No se engañe a sí mismo: los alimentos y bebidas en la calle no son sino gastos superfluos, “lujos” que usted se da, ya que usted debe llevar de casa la comida a su centro de trabajo. Después de pocos meses, tendrá una idea precisa de cómo gasta su dinero. Haga y viva bajo un presupuesto.

El siguiente paso será hacer un plan de pagos para ir saliendo de sus deudas y hacer un compromiso consigo mismo de no endeudarse ni un centavo más. Destruya sus tarjetas de crédito hasta tanto no haya pagado a sus acreedores.

Debe pagarle a todos aquellos a quienes usted debe pero tratando de salir primero de las deudas “malas”, esas que ganan intereses sobre los intereses como los préstamos de usura, las tarjetas de crédito y las financieras. Una cantidad tentativa que debemos separar para el pago de las deudas es el 20 % de nuestras entradas netas. Ordene la lista de todos sus acreedores (que ya debió haber realizado en el paso anterior) empezando por los “préstamos al 20 %”, las tarjetas de crédito y las financieras y luego siga ubicando a los demás de mayor a menor según el monto adeudado.

Ahora, un paso valiente y difícil pero imprescindible: distribuya en forma prorrateada ese 20 % de sus entradas que debe separar para pagar en otra columna de la lista y preséntese ante sus acreedores para hacerles conocer su plan de pago. Sea sincero y honesto y esté dispuesto a recibir regaños y aún malos tratos: es su falta y ahora está asumiendo las consecuencias. Explíqueles con humildad la razón por la que llegó a esta situación, infórmeles de su firme decisión de salir de la misma, los pasos que ha tomado al respecto y pídales comprensión y ayuda para aceptar su plan de pagos. Comprométase con ellos que si hay cualquier aumento en sus entradas, usted subirá los pagos en forma acorde. Hable con su familia, pídales perdón explicándoles la situación e involúcrelos en el plan de salvamento de las finanzas familiares.

DEUDAS QUE HAY QUE EVITAR A TODA COSTA

TARJETAS DE CRÉDITO

Muchas personas tienen a las tarjetas de crédito como un ingreso más: pagan el mínimo mensual y vuelve a endeudarse, mes tras mes, mes tras mes… hasta que un día no pueden pagar. Si usted tiene una deuda de USD 5,000 en una tarjeta de crédito al 18 % de interés anual, consume mensualmente USD 200 con esa misma tarjeta y abona USD 300 mensual a la misma, demorará ¡100 meses para saldar dicha deuda!

  • No usarlas para algo que se salga del presupuesto mensual. Si ya vive endeudado, destrúyalas: se estará librando usted mismo de un mal mayor
  • Pagarlas en su totalidad cada mes
    • Destruirlas apenas no se puedan pagar en su totalidad

PRÉSTAMOS DE COMPAÑÍAS FINANCIERAS

Son similares a las deudas con tarjetas de crédito y deben ser pagadas con carácter de prioridad.

PRESTAMOS “AL 20 %”

Los préstamos tomados de gente particular que se dedica a la usura cobrando un 20 % o más mensual deben de pagarse lo más rápido posible: es la prioridad número uno en cuanto a pago de deudas.

SOBREGIROS BANCARIOS

Si tiene un convenio así, corra a su banco y pida que lo revoquen; eso le exigirá mayor disciplina ya que no podrá sobregirarse, pero se evitará estar pagando cargos similares a los de las tarjetas de crédito.

IMPUESTOS Y SEGUROS SOCIALES

Los gobiernos no creen en nadie y usted puede ser sorprendido con el embargo de todos sus bienes.

CONSOLIDANDO DEUDAS

A veces es bueno contratar una consolidación de deudas con una entidad financiera: usted presenta una lista de sus deudas, pide un préstamo que cubra el pago de todas ellas y sólo queda con una deuda, la recién adquirida. Esta medida sin embargo no se debe tomar sino hasta que se haya disciplinado en sus gastos, de lo contrario le será mortal.

La deuda:

  • Afecta la reputación de la persona y la de sus seres queridos
  • Obliga a internarse en una vida de engaños y mentira
  • Se alimenta de deudas mayores cada vez para tapar las anteriores hasta caer en los impagos
  • Quiebra la autoestima y el respeto del cónyuge y de los familiares queridos
  • Provoca el auto-engaño y auto-justificación para dominarle
  • Provoca que la persona dependa más de la suerte que de su propio valor y cualidades como persona
  • Obliga a defraudar a familiares y amigos al no honrar las promesas de pago, generando vergüenza y la pérdida de la auto-estima
  • Se da de la mano con otros vicios como el del alcohol, la seducción, drogas, juegos de azar, etc.
  • Conlleva llevar una doble vida: la de fachada y la miserable
  • Hace defraudar las expectativas del cónyuge e hijos a lo que les corresponde en justicia como su familia inmediata
  • Hace al deudor una persona muy infeliz, por lo que a veces se refugia en el alcohol
  • Es frecuentemente acompañada con la fantasía de querer solucionar carencias emocionales como sentimientos de rechazo, tristeza, soledad y/o deseos incumplidos (pareja, logros materiales, éxito en las relaciones, éxito en los negocios) por medio del crédito
  • Conduce a la pérdida de la familia, el abandono y el suicidio

Todo lo que hemos venido desarrollando en el capítulo anterior y en éste, generalmente requiere del auxilio de un tutor o asesor financiero que le ayude a llevar la anotación de los gastos, diseñar un presupuesto sensato, hacer su lista de acreedores y trazar un plan de pagos ajustado a la realidad de sus ingresos (la experiencia muestra que las personas sin ayuda tienden a ser exageradas e irse a extremos de indulgencia o severidad). Igualmente, muchas veces la situación amerita que el asesor intermedie entre el deudor y sus acreedores debido a la condición crítica a la que dicho deudor ha dejado que lleguen las cosas, y a la posible intransigencia de acreedores enfurecidos.

Si necesita asesoría para elaborar su lista de acreedores, redactar el plan de pagos, controlar sus gastos, diseñar un presupuesto sensato o en cualquier otra fase del proceso, puede contactar al Sr. Sam Ojeda mediante nuestra hoja de contacto. Sam es el asesor encargado de por mi cuenta.

PASOS QUE DEBE COMPLETAR PRIMERO ANTES DE CONTINUAR CON EL CURSO


  1. Convénzase que tiene la capacidad de señorear sobre sus circunstancias

  2. Defina su meta económica

  3. Defina lo que le gusta hacer, aquella área de trabajo en la cual usted disfruta de lo que hace

  4. Trace un plan—consistente de pasos realizables—mediante el cual logre usted llegar a su meta realizando el trabajo que le gusta hacer

  5. Identifique el complejo de pobreza

  6. Identifique si sufre del complejo de pobreza

  7. Sea frugal e inteligente en sus gastos. Desarrolle el buen gusto

  8. Adhiérase al principio del trabajo duro, bien hecho y realizado con entusiasmo y honestidad

  9. Busque y “viva” en dirección a su meta. Haga amistad o relación con aquellos que tienen relación con su meta

  10. Sea tan frugal y sabio en el uso del tiempo como en el del dinero

  11. Haga una lista completa de todos aquellos a quienes usted les debe incluyendo la cantidad adeudada. Ordene la lista comenzando con las deudas a interés compuesto (tarjetas de crédito, por ejemplo), seguidas de las de interés simple y las que no tienen interés

  12. Lleve un registro minucioso, exacto y diario de todos sus gastos

  13. Formule un presupuesto sensato y aténgase a él

  14. Haga un plan de pagos a sus acreedores, atendiendo a las prioridades explicadas. Acérquese a ellos y comprométase a pagarles de acuerdo al plan. Involucre a su familia en el plan

  15. Destruya sus tarjetas de crédito si las usa para financiar sus gastos en forma recurrente. No usarlas para nada que se salga del presupuesto mensual

  16. Busque un tutor o asesor financiero para diseñar su estrategia y ante el cual sea responsable de dar informe de sus actos financieros. De ser necesario, el asesor deberá mediar entre usted y sus acreedores




Si necesita una copia del libro por mi cuenta de Baruch, póngase en contacto con nosotros.

Con el fin de asegurar su éxito en la fase de salir de deudas, nos place informarle que estaremos ofreciendo nuestra ayuda personalizada en este proceso a todo aquel que la necesite y la quiera, aunque la misma tendrá un costo determinado entre las partes. La experiencia demuestra que una persona puede lograr sus metas financieras más eficaz y rápidamente cuando es guiada por un tutor y debe dar respuestas y ofrecer resultados a ese tutor; la idea es crear un compromiso y una ruta a seguir que se debe ir completando paso a paso. Juntos, el cliente y el tutor, trabajaremos para evaluar las condiciones iniciales, establecer el plan de acción y las reglas y finalmente el monitoreo y chequeo de resultados para continuar a las siguientes fases.

LA LECTURA RECOMENDADA:
Salió de USD 90,000 de Deuda en 3 Años
El Viaje de Stephanie
Enlace

Qué obtendrá:

  • Un tutor planificador y consejero especialmente asignado a usted, disponible 24/7 vía e-mail. Con su ayuda, podrá: a) ver claramente y en forma integral su actual posición económica, b) definir metas realistas y diseñar un plan para lograrlas, al mismo tiempo que pone las bases de un sólido fundamento para el futuro, c) estudiar los documentos de seguros y planificación patrimonial que necesitará para protegerse a sí mismo y a su familia y d) entender exactamente cómo llevar a la práctica el plan que se le diseñará.
  • Un plan financiero completamente personalizado que le ayude a balancear sus deseos y sus necesidades y… ¡a salir de deudas!
  • Supervisión y monitorización de avances y resultados; recordatorios de actividades por realizar; charlas de motivación y de introducción a nuevos conceptos que le capacitarán en su vida de inversión una vez que abandone las deudas.

I Empiece    II El Complejo de Pobreza    III La Frugalidad    IV El Trabajo    V La Esclavitud    VI Saliendo de la Esclavitud    VII El Poder del Ahorro
VIII El Poder de la Perseverancia    IX    X    XI    XII    XIII    XIV


«Sólo aumentando dos cosas saldrá de deudas: el trabajo, para generar entradas, y la frugalidad, para reducir los gastos».
Thomas Carlyle, filósofo escocés, escritor satírico, ensayista, historiador y profesor durante la Era Victoriana. Llamó a la economía «la ciencia deprimente». [1795 – 1881]