My CBS, un saludo a su futuro


Baruch Baruch es la persona detrás de My CBS. Con 36 años viviendo e invirtiendo en diferentes países, ha sabido convertir a clientes en amigos y mudarse de asesor a consejero, poniendo los intereses de sus amigos en primer lugar.

Desde temprana edad en su carrera hubieron tres convicciones que modelaron la misma y le han dado forma a My CBS: - el hombre debe salir de deudas para no ser esclavo, - el hombre debe alcanzar su plenitud de vida a pesar de un nacimiento pobre o una escasa educación inicial, - todo hombre nace soberano y debe moverse por el mundo buscando su mejor acomodo.

«Fundamentalmente estaba en lo correcto en mis ideas pero aún me faltaba Dios. Aunque hice mis intentos por buscarlo, estaba perdido completamente en la forma; finalmente fue Él quien me encontró, y después de conocerle he añadido la más importante de las convicciones a mi vida: todo hombre debe buscar a Dios con sinceridad, y hacerlo en los evangelios».  Leer más

Sacando del Bolsillo Izquierdo para Meter en el Derecho


Montevideo | 27 | Feb | 2016

TIEMPO DE LECTURA DE ESTE ARTÍCULO: 4 minutos y 22 segundos

¿Sabe cuál es la enfermedad contagiosa que ha infectado a los gobiernos y bancos centrales del mundo?

A pesar de que han disparado las deuda pública a niveles de no-retorno (Obama la llevó de USD 10 trillones a 19.1 trillones1 en 7 años, aunque a la primera la llamó “anti-patriótica” en el 2008), los gobernantes del mundo insisten en que la cura es un gasto estatal aún mayor.

La llamada “Economía Keynesiana” es aquella creencia disparatada de que la economía de un país puede ser estimulada mediante el gasto gubernamental, y es este dogma de 'economía científica' la que permite a los políticos, pequeños y grandes, embarcar a sus países en la carrera al precipicio, ignorando el más elemental sentido común. Y es más disparatada cuando se considera que —para empezar— ¡el gobierno no tiene ningún dinero propio para gastar!

inversionista, Honduras
Marzo 01, 2014

“Tu Banco Amigo”, “Ayudándote a Crecer”, “Cuenta con Nosotros”, “Tu Punto de Apoyo”… ¡patrañas!, la banca está quebrada como lo demuestra Baruch, y los pocos bancos buenos funcionan en un entorno quebrado. Yo ya no me chupo todas las mandarionas que me dan. My CBB me abrió los ojos y lo mío esta SEGURO.

Ver más testimonios

Un buen número de países del primer mundo, de las naciones más desarrolladas del planeta, está en bancarrota: Japón con una deuda pública del 230 % de su PIB, Grecia con 179 %, Italia con 133 %… ¿y el país más “rico” del mundo? EE UU, cuya deuda pública nacional ha llegado a los USD 19.1 trillones, ya sobrepasó el 103 % de su PIB. De hecho, dicha deuda es 225 % más alta que en el año 2000. Peor, cuando se añaden las obligaciones no aprovisionadas (pasivos u otros gastos que no tienen la correspondiente inversión o dinero apartado para pagarlas) la cifra sube a ¡USD 120 trillones!

Si los estados fueran como alguna de las 4 joyas de las que hemos hablado con anterioridad, acumuladoras de riqueza para sus súbditos, quizás la inversión de algo de ese dinero podría usarse para darle un empujón a la economía, pero la cuestión es que la mayoría de los gobiernos, en su condición precaria de bancarrota, ¡deben primero obtener dinero de la economía para luego fomentarla gastándolo!

En su visión Keynesiana de las cosas, los políticos y gobernantes creen que el gobierno es el centro del universo nacional, el centro de la economía y de la sociedad y que, por lo tanto, la marcha de todo el país depende del gasto gubernamental.

De nada servirá que la experiencia les demuestre lo contrario, como cuando el Secretario del Tesoro de Roosevelt confesara «Lo hemos intentado gastando dinero. Estamos gastando más de lo que jamás hayamos gastado y eso no funciona. Digo que después de ocho años de esta Administración, tenemos tanto desempleo como cuando empezamos… y una enorme deuda a la que enfrentar».


Pasando el dinero de un bolsillo a otro

No se tiene más plata por mucho que se pase dinero de un bolsillo a otro
- Fotocréditos: My CBS -



¿Es que alguien en su sano juicio puede creer que se puede sacar dinero de una economía aumentando los impuestos (a esa economía) o mediante la emisión de deuda (que debe pagar esa economía) para volverlo a inyectar en esa misma economía, y que salga algo bueno de ello? Si no tengo dinero en mi bolsillo derecho, ¿puedo pasar algo del izquierdo y pensar que tengo más dinero? No, en total sigo teniendo igual, o quizás menos si tomo en cuenta las monedas que se me puedan caer en el proceso.

También debe considerarse el desperdicio de recursos al crear Oficinas, Departamentos, Institutos o Ministerios que deban administrar ese dinero, la burocracia que habrá que pagarse y la corrupción que se pueda generar. Un dinero que es manejado con fines políticos no puede producir sino resultados adversos.

Al final, el país terminará sumido en una deuda enorme, la sociedad se habrá desencantado, el orgullo nacional se verá afectado y el progreso seguirá siendo esquivo y distante mientras la devaluación y la inflación se comen el fruto del esfuerzo de la gente.

Es la inversión privada, el trabajo, la inventiva y la perseverancia de los individuos lo que construye una economía con cimientos sólidos, no el gasto gubernamental.

La intervención de los políticos afecta el crecimiento sano y honesto de la economía, crea desmoralización y apatía, y el vigor de las mentes productivas se debilita.

Escribo esto mientras me tomo el segundo café en el más famoso de los cafés de Montevideo, el Café Brasilero, en Ciudad Vieja, con su decoración evocadora del pasado. Y aunque la carta dice que mi café vale 60 pesos, deberé pagar 146.40 por los dos: en Uruguay, el gobierno necesita el 22 % de todo lo que usted compra (IVA le llaman), hasta el 33 % de lo que su empresa gane (impuesto a la renta), hasta el 30 % de sus rentas personales de trabajo y hasta el 12 % de sus rentas personales de capital.


Cómo una empresa de servicios se puede beneficiar del mundo offshore.

Querido amigo, amable lectora, si siente que este Reporte le ha tocado en algo, no desdeñe la alarma. Prepárese para hacer ciertos cambios en su vida que pongan a salvo su patrimonio de la locura devoradora de los planificadores estatales.

Usted necesita un plan para diversificar sus riesgos, internacionalizar sus ingresos, disminuir legalmente su carga fiscal y vivir más plenamente. ¡Carpe Diem!2

Un saludo a su futuro,

Baruch
Estructuras y Cuentas Bancarias Offshore



  1. ^ Las cantidades de dinero dadas en este artículo están expresadas en la escala corta, siguiendo las notas de prensa y material informativo de los cuales se obtuvieron.

  2. ^ «Apodérate del día, tómalo como si de una ciudad amurallada se tratara».